Get Adobe Flash player

ITINERARIO 9 "Paseo Cristiano III"

El monasterio de San Jerónimo de Valparaíso es una de las joyas mas apreciadas de Córdoba, propiedad privada desde la desamortización de Mendizábal de 1835.

 

El fundador del monasterio, Fray Vasco de Sousa llego a Córdoba huyendo de Portugal por las leyes que había impuesto Juan I, quien impedía tener rentas y obligaba a los religiosos que viviesen de limosna.

 

Previamente Fray Vasco de Sousa había enviado a Fray Lorenzo de Córdoba, conocedor de esta ciudad y nacido aquí, aunque viviendo en Portugal y este, tras llegar a la ciudad del Guadalquivir, se entrevisto con la madre del Alcalde de los donceles, quien tenía enfermo a su nieto Pedro Solier, coincidiendo con la llegada de los frailes el niño mejoro y en agradecimiento esta ofreció a los Jerónimos tres sitios distintos para fundar el monasterio. Dos estaban en la campiña, sitios fértiles y frescos con agua abundante y la tercera en la ladera de la sierra, mucho mas áspera y menos fértil, aunque más abrigada y resguardada del mundanal ruido.

 

Tras visitar los tres, se eligió la falda de Sierra Morena, “lugar más secreto y apartado”, razón por la que el diez de mayo de 1405, se extendió la carta de donación del citado monasterio.

 

En la carta de donación se señalan los bienes con que se doto al monasterio. Un pedazo de tierra sobre el que asienta el mismo y sus huertas con 12000 metros, los que se añadirán después mas bienes adquiridos por compra, donación y venta, con permutaciones de distinta índole.

 

La virtualidad de este monasterio demostrara la importancia la importancia del mismo en esa transición arquitectónica del gótico al renacimiento, y con la actualidad restauradora que con mucho mimo y cariño ha llevado a cabo la marquesa que es la que gentil y amablemente nos permite visitar su propia casa-monasterio.

 

 

Las ermitas del Sagrado Corazón de Jesús, llamadas también Desierto de Ntra. Sra. de Belén, a veinte Kms. de Córdoba, se encuentran en las estribaciones de Sierra Morena, lugar paradisiaco en las montañas hercinianas más antiguas de la Península Ibérica.

El origen de este desierto data del siglo IV D.J.C. cuando siendo Obispo de Córdoba el inmortal Osio, antes de la celebración del Concilio de Nicea (año 325 D.J.), la influencia eremítica de la Tebaida oriental se cuela en Occidente y comienza a desarrollar un nuevo modo de vida mística que potenciaba poco a poco el nuevo espíritu del cristianismo.

En esa época, los refugios naturales de la propia sierra sirvieron ya de ermitas primitivas. Y no será hasta finales del siglo XVIII cuando el hermano Francisco Jesús decide por primera vez reunir a todos los ermitaños en un mismo recinto y construir la iglesia actual, cuyo proyecto fue probado por Fray Pedro de Salazar, construyéndose ya, desde 1703 la construcción de las trece ermitas que componen hoy el actual Cenobio, terminándose las obras en 1709.

 

 

La Casa ermita presenta una planta rectangular, cubierta a dos aguas y espadaña rematada en frontón triangular. Su interior se divide en tres partes: Distribuidor, cocina y dormitorio con una inscripción que dice “Mayo de 1889”.

El ajuar litúrgico, muy cargado, nos obliga a fijar nuestra vista en el retablo barroco que con el Sagrado Corazón de Jesús, realizado por Lorenzo Coullant Valera, en 1929, son impresionantes.

Luis Recio

Restaurante Bandolero