Get Adobe Flash player

Noches mágicas en el Alcázar

En la recta final de este año, la empresa Comsa Services Facility me encargó la redacción del guion histórico para el proyecto de luz y sonido, «Noches mágicas del Alcázar», y me ha pedido de nuevo un resumen recordatorio del mismo. Este empieza así: «Estimado visitante, entra usted en una mansión fortaleza y Alcázar, inigualable, que honra y engrandece a la ciudad de Córdoba. Alfonso XI, el Justiciero, Rey de Castilla de Toledo, de León, de Galicia, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, y señor de Vizcaya y Molina, biznieto de Alfonso X El Sabio, cuya escultura se encuentra en la puerta de entrada, mandó construir esta fortaleza sobre ruinas antiguas, romanas, visigodas y árabes».
Y con esta introducción se inicia el guion del espectáculo de luz y sonido de este Alcázar, segundo monumento importante de la Córdoba actual y

primero recordando la fundación de la misma por Marco Claudio Marcelo (años 169-152 a.C), cuya ciudad vemos representada en este vídeo sobre la fuente de Julio César aquí en esta ciudad entre los años (68-63 a.C.).
En este vídeo se presentan el Fórum Censorium, la aduana y la residencia del propio Julio César, al lado del propio plátano silvestre que cantó el célebre poeta Marcial. Siguiendo con la historia de esta proyección, aparece el obispo de Córdoba, el famoso Osio, nuestro obispo, quien refutó la herejía arriana en presencia del emperador Constantino en el Concilio de Nicea en el año 325.
Algo más tarde, nuestro Alcázar, ya visigodo con Don Rodrigo (siglo VIII) se va a convertir en fortaleza, primero emiral y después califal. Hasta el 1031, año en el que la barbarie camita y chiíta musulmana destruyó la capital del califato. Y con su destrucción desaparece la gran biblioteca de los quinientos mil manuscritos de Alhakén II de este Alcázar, que habían permitido demostrar cómo esta ciudad de Córdoba fue la más importante del mundo conocido hasta esos momentos. La reconquista cristiana por Fernando III (año 1236) va a cambiar para siempre nuestro Alcázar.
Alfonso El Onceno, con su amante Leonor de Guzmán (1312-1352), hizo del mismo su real nido de amor. Aunque el período más importante del mismo se iniciará después. Será el de sus Reyes Católicos (años 1480-1489). Sería el período de Isabel y Fernando o Fernando e Isabel «tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando».
Fue este Alcázar donde establecieron su última capital itinerante. Y aquí se gestó la reconquista de Granada con el Gran Capitán: Gonzalo Fernando de Córdoba. Y aquí se fundó la Santa Inquisición desde Lucero hasta Torquemada. Y desde aquí se preparó el descubrimiento del camino más corto hacia las indias occidentales en el nuevo mundo. Cristóbal Colón se hizo con el nacimiento de su hijo Fernando y de su amor, Beatriz Henríquez de Arana.
Años más tarde, su nieto, Carlos I de España, emperador del Sacro Imperio Romano va a permitir el gran milagro de Córdoba. La transformación, adaptación, sin destrucción, y con respeto de nuestra Mezquita en Catedral. Y su hijo Felipe II, interesado en esta obra, en el año 1570, decide celebrar Cortes de Castilla en la Capilla de San Clemente en nuestro primer monumento. Es el momento de la construcción de las Caballerizas Reales y de su conocimiento de los manuscritos árabes que quedaron de este alcázar que fueron trasladados a su Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial.
Allí interpretaremos la importancia cultural de esta ciudad de Córdoba como la primera universidad en nuestra Mezquita Aljama, no sólo como templo, sino como palacio de Ministerio de Justicia y primera universidad europea.
La luz y sonido como espectáculo de este Alcázar ha de servir de acicate para que la ciudad palatina de Medinat Al Zahara si quiere verdaderamente ser patrimonio de la Humanidad como nuestro Alcázar, tiene que tener no solamente luz, sino también el sonido que falta con el vídeo inaugural que en la actualidad está estropeado.