Get Adobe Flash player

Enfrentamiento entre guías turísticos por los servicios de visitas gratuitas

La crisis parece haber sacado a la luz un duro enfrentamiento entre empresas de visitas guiadas en Córdoba consideradas «legales», que forman parte de la Asociación Provincial de Informadores Turísticos (APIT), y las «alegales» por el hecho de ofrecer servicios gratuitos a cambio de propinas difícilmente rasteables a nivel fiscal.
La situación la desvelaron a través de un comunicado remitido a este periódico, Ignacio Calero Clavero, director de Foot on the Ground, S.L. Guías y Experiencias Culturales, y Arturo Rivera, guía oficial de Turismo de la Junta de Andalucía, en el que denuncian la «alegalidad» de determinadas empresas «que han acaparado el campo de las visitas guiadas generando «dinero negro» cuando sus trabajadores cobran «propinas que recogen en bolsas de plástico, sin ningún tipo de comprobante, contabilidad o control». De hecho, la calificación de alegal (que no ilegal) la aporta la propia

Administración cuando se le solicita ayuda por parte de las legales para atajar esta «competencia desleal», ya que cobrar de esa forma al cliente «no está regulado».
En cualquier caso, Córdoba, dentro de lo que cabe, no es una jungla como sucede en Málaga, según han llegado a confirmar desde fuentes del Centro de Recepción de Visitantes de Córdoba, ya que allí el número de ese tipo de empresas es significativamente mayor y en la capital califal, además, los propios guías legales «ejercen mucho más control sobre esas situaciones».
De hecho, Luis Álvarez, presidente de la APIT, no ha tenido más remedio que litigar contra una de esas empresas por comercialización de servicios clandestinos establecido en el reglamento de agencias de viajes y de guías de turismo, además de que también trabajaba con intrusos en la profesión. Más concretamente, la firma denunciada se había presentado a un touroperador ofreciéndole sus servicios por la tercera parte de una tarifa normal.
Igualmente, han llegado a presentarse ante el Cabildo-Catedral para solicitar ser autorizados como guías en el interior de la Mezquita-Catedral, cuando para ello hace falta pasar un examen específico del Cabildo, y a veces se les concedía, «pero se acabó radicalmente desde el pasado año cuando nosotros le hicimos ver al deán que eso no era posible».
Daño minimizado
De hecho , desde entonces "el daño que nos hacen es menor; otra cosa es lo que hagan en Medina Azahara o en la Sinagoga, donde campan a sus anchas, entre otras cuestiones porque hemos notado que tenemos menos demanda porque me imagino que muchos de los "free" estarán ofreciéndose allí gratuitamente", añadió.
El problema de estas empresas no es su ilegalidad jurídica, ya que son sociedades inscritas en el registro mercantil. Donde sí pueden estar incurriendo en alegalidades es en un presunto escape al control del fisco y la presencia de intrusos entre su empleados. Evidentemente, los guías que lleven el carné colgado al cuello los son de pleno derecho, pero los hay que no lo son. De igual modo, las propinas que se llevan sin un ticket a cambio son difíciles de controlar fiscalmente hablando, incluso aunque pagaran un impuesto de donación de un 21% o si son declarados como rendimientos de actividades profesionales de IRPF, en cuyo caso tienen una dotación del 15%.
"Nosotros lo incluimos todo al final de mes en los ingresos generales de la empresa", señalan desde Free Tour Córdoba, que como se propio nombre indica realiza visitas guiadas gratis. Pero no es su actividad general. "Eso lo hacemos a modo de promoción de otras visitas no gratuitas a Medina Azahara, la Mezquita o e Alcázar; es un reclamo que algunos podrían considerar competencia desleal, pero no suponen la fuente principal de nuestros ingresos", añaden. "y por supuesto, todos nuestros guías están contratados y tienen sus Seguridad Social y todo en orden".