Get Adobe Flash player

La renovada geografía urbana de la Semana Santa de Córdoba

Nueva carrera oficial, Semana Santa que se resetea y se reinicia. Como pasa con los ordenadores, todo será nuevo a partir de este año para las cofradías de Córdoba. Cuando comienza la Cuaresma y los calendarios van marcando la preparación espiritual y la espera material para la inminente Semana Santa, el Domingo de Ramos que se acerca no va a dar paso a una Semana Santa más en la memoria, sino a aquella que marcará a los cofrades y para todos los que disfrutan de la fiesta. Porque habrá ritos que se repitan y momentos iguales que todos los años, pero también estampas insólitas que se tendrán que convertir en tradicionales con el paso de los años. Y también, porque en la fiesta hay mucho de sano ensayo y error, de

recorridos que sólo durarán un año en busca de otros, hasta que, con el paso del tiempo, todo se asiente y cada uno busque la hora, el espacio y el lugar que le sea más cómodo. Así puede ser el año más especial para la Semana Santa de Córdoba, en el que estrena la carrera oficial y nueva forma de verla. De entrada se comienza con una obviedad: la Catedral no está en el Centro de Córdoba, sino en la zona sur, junto al Guadalquivir, y las cofradías se tienen que adaptar a dirigirse a otro lugar. En los últimos cincuenta años, el comienzo había estado en la,calle Claudio Marcelo y a veces incluso en Capitulares: ahora hay que buscar otros espacios.

Llegadas por San Pedro (Desde la zona este)

En Córdoba son mayoría las cofradías que vienen de la zona oriental de la ciudad, sea intramuros (las que están en los barrios de San Lorenzo, San Andrés, Santa Marina y San Agustín) o extramuros, como la Merced. Su vía de acercamiento fue siempre por el Realejo y la calle San Pablo hacia arriba y en muchos casos también era el lugar elegido para regresar. Ahora esto se modifica en parte, ya que cobra fuerza la opción de tomar la calle Arroyo de San Lorenzo. La usó el Calvario, pero ahora serán casi todas las que lo utilicen: Rescatado, Gracia, Ánimas, Prendimiento y Entrada Triunfal, entre otros.
Algunas seguirán por Ronda de Andújar hacia la glorieta de Puerta Nueva; otras, como el Rescatado y el Calvario harán un camino algo más complicado por el empedrado, pero de una belleza estética e histórica incuestionable. Es la plaza de la Magdalena, un rincón íntimamente unido a la Semana Santa de Córdoba, que llevará por •la calle Ancha de la Magdalena hasta el mismo destino: la calle Alfonso XII, ya en el barrio de San Pedro. Será también el camino de la Esperanza. Hasta hace pocos años, por la basílica menor sólo pasaban las vecinas cofradías de las Penas y la Soledad, además de la Misericordia. Desde hace años son más y en 2017 serán casi una tercera parte las que bordeen sus muros desde uno u otro lado. Porque hasta San Pedro llegarán por otra vía también las dos cofradías de San Francisco: Huerto y Caridad. En lugar de dirigirse a la Catedral por el camino más corto, subirán la calle de la Feria y bajarán por la Espartería hacia la Corredera, en estampas totalmente inéditas, para luego tomar la calle Escultor Juan de Mesa. Las Angustias llegará a este mismo punto desde la calle Gutiérrez de los Ríos. Son vías que hasta ahora sólo usaban las cofradías de los barrios de San Pedro y Santiago, pero que ahora serán fundamentales para la Semana Santa. Y todas ellas saldrán a Don Rodrigo buscando la misma vía para la carrera oficial. Es decir, Lineros, Lucano y la plaza del Potro. Este rincón de Córdoba, también histórico y estético, será clave para muchas cofradías, que incluso tomarán una calle hasta ahora inédita: Enrique Romero de Torres. Así, darán de lado al cruce de la calle de la Feria y permitirán que las van de vuelta sigan su curso natural. La vía natural es la Cruz del Rastro y la Ribera, y muchas quieren evitar la calle de la Feria, porque es una vía más de salida que de entrada. Así lo harán las que busquen no chocar con las que vayan de regreso, como pasa con las Angustias, que encontraría a Jesús Nazareno subiendo la calle de la Feria, ya de vuelta del recorrido común. Si en años anteriores, muchos se apostaban en la calle Capitulares y en Diario de Córdoba para buscar ver el mayor número de cofradías que tenían que pasar por allí buscando la ya antigua carrera oficial, ahora uno de los puntos de mayor concentración de personas estaría entre el Potro, Lucano y la calle de la Feria, además de en la Ribera, ya que será el lugar elegido por la mayoría de ellas para acercarse hasta la nueva carrera oficial. También la visión de las cofradías en la Ribera, casi dos terceras partes, será muy novedosa, ya que muchas han cruzado por esta zona, pero hasta ahora no era una vía principal para la Semana Santa.

Doctor Fleming (El camino desde el oeste)

Una calle siempre denostada fue Doctor Fleming, no por ella misma, sino por la zona desangelada por la que había que llegar. Ahora habrá casi una decena de cofradías que la tomen. Así,
la Sentencia, la Paz, la Santa Faz y la Estrella saldrán al carril auxiliar de la Victoria (las tres primeras cruzar la Trinidad) para, después de pasar ante la Cruz Roja, buscar Doctor Fleming. Esta calle será el camino principal también para el Cristo de la Piedad de las Palmeras y la Sagrada Cena, que están ubicadas en la zona occidental de Córdoba y apenas tendrán que pisar al centro. Llegarán todas ellas a Campo Santo de los Mártires, un punto al que también concurrirrán otras cinco cofradías. El Perdón bajará por Conde y Luque y Deanes, calles este año menos frecuentadas que otras veces, y más tarde tomará hacia la calle Manríquez, que permite pasar a sus paso a pesar de la estrechez que ha impedido que otras cofradías hiciesen lo mismo.
A todas ellas se sumará la cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, que, al igual que las del Campo de la Verdad, se ha visto como una de las más próximas al nuevo recorrido oficial cuando antes era justo al contrario. La Buena Muerte también estará entre las que lleguen por esta zona, aunque con un camino mucho más insólito. Bajará por Conde y Luque y Deanes; pero luego no podrá girar hacia Manríquez, así que tomará hacia la calle Torrijos, vacía en esas horas de la Madrugada de cofradías en la carrera oficial. Luego buscará Amador de los Ríos y desembocará frente al Alcázar. Todas las corporaciones pisarán luego una calle inédita para las cofradías de Semana Santa. Es Santa Teresa Jornet, que baja hacia la Ribera, entre el Seminario y el Alcázar.

Puente Romano (Desde el Sur)

Las tres restantes serán las del otro lado del río: Amor, Vera-Cruz y Descendimiento, y su recorrido será similar, ya que llegarán por el Puente Romano y tras cumplir con la carrera oficial recorrerán la Ribera (cuando no haya cofradías llegando) y tomarán otra vez el más antiguo paso del Guadalquivir para volver a casa. La novedad absoluta en el camino de estas tres cofradías hará que muchos tengan que dirigirse hasta sus barrios para poder disfrutar de ellas, o bien sólo en la calle Cardenal González.

Calle de la Feria (un regreso clásico)

Los que cada año miran, calle por calle, el recorrido de las cofradías, encontrarán que les suenan más las calles de la ida que de la vuelta. La mayor parte de ellas girarán al terminar la carrera oficial hacia la calle Cardenal González y ahí no habrá elección: sólo podrán seguirla hasta el final y acabar casi en la Cruz del Rastro. Por eso se espera que concentre grandes cantidades de personas. El regreso será entonces por el camino más fácil para la mayoría: la calle San Fernando arriba. Después, las que vienen de San Lorenzo y Padres de Gracia no tendrían más que tomar por Capitulares y San Pablo, vías hasta ahora muy concurridas que a partir de 2017 serán para regresos. Otras, siempre situadas al final de sus días, tomarían hacia la izquierda y cruzarían el Triunfo cuando no hubiese ninguna cofradía. Buena Muerte, Sentencia y Sepulcro lo harán para tomar otra vez Torrijos y buscar Deanes de camino a sus templos: Piedad, Pasión y Cena seguirán por la calle Amador de los Ríos, otra de las más monumentales de Córdoba, y salir de camino a sus barrios.

Bailío y Colón (Puntos emblemáticos)

La nueva configuración de la Semana Santa no disuadirá a las cofradías de pasar por algunos de sus lugares más queridos. Así, la Esperanza dará un rodeo para buscar el Domingo de Ramos la cuesta del Bailío, uno de sus puntos más esperados, aunque no pasará por la plaza de Capuchinos. También la Merced buscará su estación en el Colodro y la Paz pasará por los jardines de Colón.

San Zolio y Capuchinos (Menos concurrencia)

Pocas cofradías pasarán este año por Capuchinos y San Zolio, que hace unos años era casi fijo por estar junto a la carrera oficial. Deanes verá pasar a menos de diez cofradías, cuando era la vía más utilizada por muchas cofradías hasta el año pasado.
Por contra, habrá momentos insólitos como el paso por Tundidores y Fernando Colón de las Penas, que regresará por allí hacia la corredera, o de la Misericordia, que bajará hacia la carrera oficial cruzando el arco de San Francisco.